SOPOT’14: Salto con pértiga femenino [resumen]

En la ciudad polonesa de Sopot se daban cita la élite del salto con pértiga mundial. Ambos concursos presentaban un claro favorit@ y una terna de aspirantes a pillar medalla muy numerosa e igualada en cuanto a marcas de la temporada. Empezemos por las mujeres.

Suhr obligada a ganar

Después de un invierno en el que costó ver saltar por encima de 4,71 metros, la mínima exigida, tan solo 9 atletas lo hicieron, y las que lo consiguieron se manejaban en cinco centímetros de diferencia. La final se presentaba reñida y con dos puntos de atención; Suhr ante el papel de favorita por encima del resto, y más después del vacío dejado por la zarina Isinbaeva, y la mamba negra Silva, desaparecida en combate este invierno (única aparición de 2014 con 4.46 metros) y clasificada por la marca conseguida en 2013. Ante éste panorama empezó la contienda.

Kiriakpopoúlou la primera aspirante al trono en caer, puede que afectada por partir en dos una de sus pértigas se bajó del tren de las medallas al no superar la barrera de los 4.55, marca asequible para ella ya que su tarjeta de embarque marcaba  4.72 metros. La siguiente en caer de las favoritas fue la británica Bleasdale (3ª del ranking de 2014) firmando su estancia en Polonia con unos discretos, para ella, 4.55 metros. Y empezó la escabechina en 4.70 metros. Spiegelburg y la lider del año Rogowska a casa, Suhr que había saltado a la primera los 4.65 pasaba de altura presentando candidatura firme al oro, la veterana Murer demostró que es una de esas atletas que en la competición siempre está donde tiene que estar salto a la tercera esos 4.70 y reclamaba su protagonismo en la final. Yarisley que superó a la segunda la altura anterior, superó con solvencia a la primera los 4.70 dejando claro a Suhr que si quería ganar tendría que saltar alturas que durante el invierno se le resistían a la estadounidense. Por su parte Sidorova y Svobodová se dejaron un nulo que lastraban seriamente sus posibilidades de oro. Y llegó los 4.75 metros y el punto final a la competición ni Silva, Murer, Sidorova y Svobodobá lo lograron. Y Shur que había pasado de altura tampoco , lo que podría hacer pensar que se equivocó de estrategia relegándola a la 5ª posición, sin duda una muy mala posición para alguien de su categoría cómo ella misma reconoció al finalizar la competición. Así que en una final reñida venció Silva, plata Sidorova y bronce Svobodová.

Nota:  Hay que remontarse a los mundiales indoor de 2001 para encontrar una ganadora con menos de 4.75 metros (Rybová con 4.56 metros).